Optimización de las producciones y sostenibilidad medioambiental

Desde años atrás se viene percibiendo una tendencia cada vez más fuerte por parte de los mercados, dirigida hacia la conservación del medio ambiente y la optimización de los recursos. La masiva contaminación llevada acabo en los países industrializados durante el siglo XX, así como el excesivo consumo energético, ha generado una corriente que pide una mayor optimización de los recursos y una mejor protección medioambiental.

Este nuevo pensamiento está ya muy arraigado en las grandes ciudades y en las zonas más industrializadas del mundo, pero sobre todo en la Europa central, todo esto ha dado lugar a formaciones políticas tales como los verdes, cada vez más influyentes y que han dado lugar a que se legisle bastante sobre protección medioambiental.

Nuestro sector , como casi todos,  es potencialmente contaminante y a pesar de que tenemos una legislación al respecto ya de por si restrictiva, se está imponiendo la tendencia de muchos clientes a poner ellos mismos unas normas aún más estrictas, que por otra parte es lo que espera una parte muy importante del mercado europeo, que no olvidemos es el destino más importante de nuestros productos.

La reducción de consumos, agua, nitrógeno, fósforo, carbono, etc.. el reciclado de plásticos y materiales auxiliares, el control de los vertidos contaminantes y la buena gestión de restos de cosecha, en definitiva la optimización de los recursos y la protección medioambiental son en el fondo los objetivos de estas normas.

sostenibilidad-medioambientalA día de hoy, la calidad del fruto, el sabor y la seguridad alimentaria son hechos, ahora tenemos que mejorar el medioambiente  y optimizar los recursos y este es nuestro nuevo reto. Llevamos varios años trabajando bajo la certificación LEAF, pero se abren nuevas certificaciones, y las normas de calidad (Global Gap, BRC....) cada vez incluyen más presencia medioambiental en sus nuevas ediciones.

Todo este movimiento va hacia un control mucho más exhaustivo de las fincas, a un conocimiento pleno de ellas para así poder optimizarlas, reduciendo las contaminaciones a la mínima expresión, de esta manera tenemos que buscar la máxima eficiencia con la mínima contaminación, y esto es lo que empieza a demandar el mercado y es más, en poco tiempo seguramente va a ser un requisito indispensable para poder llegar a  vender nuestros frutos.

La excelencia del sabor subtropical

Síguenos